Su esposa se negaba a que le desconecten del aparato respiratorio… 3 años después él despertó y le dijo estas palabras.

NOTICIAS 890 Visitas

Hay muchas historias que nos enseñan que el amor verdadero sí existe, que tener a la persona correcta en nuestra vida es suficiente para experimentarlo.

Aquí tenemos un gran testimonio de lo que una persona es capaz de hacer por amor.

Danielle y Matt estaban iniciando una vida juntos llena de muchas ilusiones como todas las parejas tenía pocos meses de casados. Un día la vida les cambió terrible.

Danielle contestó el teléfono de su hogar, donde recibió una muy mala noticia todo desde ese momento cambio. Su amado esposo Matt se había accidentado en su motocicleta, quedando muy grave.

Su esposa se negaba a que le desconecten del aparato respiratorio… 3 años después él despertó y le dijo estas palabras.

Pasaron días, semanas y meses Matt permanecía en coma, sin ningún signo de mejoría. Los doctores le recomiendan a Danielle firmar documentos para desconectar a su esposo, no se podía hacer más nada. Ella se negó y decide llevárselo a casa, junto con todo sus aparatos.

Danielle nunca perdió la esperanza, ella cuidó a su esposo por semanas, meses, presentía que todo iba a ir bien.

Su esposa se negaba a que le desconecten del aparato respiratorio… 3 años después él despertó y le dijo estas palabras.

Matt abrió los ojos. Después de casi tres años. Lo primero que le dijo a su esposa fue: “Hago cuanto puedo, mi amor”. Danielle había tenido la respuesta de la pregunta que siempre le hacía “Por qué no haces nada para recuperarte?”

Él siempre la había escuchado pero no podía responderle.

Matt se recupera lentamente, llegó a tener pérdida de memoria incluso no recordar a su esposa Danielle.

Ahora ellos viven una nueva etapa de enamoramiento como el principio, sin desanimarse, disfrutan una vez más de esta etapa.

Su esposa se negaba a que le desconecten del aparato respiratorio… 3 años después él despertó y le dijo estas palabras.

Vale la pena compartir esta historia de amor como es la de Danielle y Matt.

Compartir

Comentarios